Loading...

domingo, 8 de enero de 2012

LA SEÑAL QUE SE MULTIPLICA


Los avances en contenidos por la aplicación de la ley de medios


Paso a paso, algunos de los objetivos planteados en la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual se van cumpliendo. En 2011 se puso en marcha el Plan de Promoción y Fomento de Contenidos, que amplió la cantidad de señales televisivas.

Por Ailín Bullentini

La eliminación de monopolios que coartan la libertad de expresión fue, si no el más, uno de los objetivos importantes de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual aprobada por el Congreso hace poco más de dos años. Si bien la meta es resistida por quienes hoy controlan la circulación comunicacional, negados a perder semejante poder, poco a poco la finalidad se va concretando en varios otros ámbitos, en donde la pluralidad de voces va tomando forma y fuerza. Es el caso del ámbito de contenidos para televisión, que a partir de la combinación de la Televisión Digital Abierta, los recursos del Ministerio de Planificación Federal y la operatividad del Instituto Nacional de Cine y Artes Visuales, multiplicó la cantidad de señales audiovisuales y la de actores que producen sus contenidos.

“Creo que cumplimos con los dos objetivos que nos propusimos al inicio de esta iniciativa: comenzar a construir una televisión democrática y federal”, remarcó el titular de la Unidad de Fomento para la Producción de Contenidos para TV, Internet y Videojuegos del Incaa, Germán Calvi, al analizar lo ocurrido en 2011 con la industria a partir de la puesta en marcha del Plan Operativo de Promoción y Fomento de contenidos audiovisuales desarrollado por el instituto dirigido por Liliana Mazure con recursos aportados desde Planificación Federal. “Se trata realmente de una política pública integral en la que el fomento es sólo el primer paso”, señaló la titular del área Inversión Pública y Servicios de la cartera nacional, Alejandra Zapata.

Bastaban los dedos de una mano para contar los actores que, desde la zona Metropolitana de Buenos Aires, emitían –aún lo hacen– ficciones, noticieros, documentales, programas de entretenimientos y demás formatos a todas las señales televisivas del país, que no eran más de una quincena. Tras la culminación de la decena de concursos que propuso el plan operativo, son hoy más de 50 los actores que salieron a posicionar sus productos en las cientos de horas de emisión que el medio, a raíz de la adopción de la norma digital y de la puesta en régimen del artículo de la ley de medios que reduce el porcentaje de repetición de contenidos porteños en los canales del interior. “Es una hazaña que permitió una explosión de variedad de oferta en la tele nacional y que, del otro lado, dio voz y pantalla a diferentes creadores del país que querían contar sus propias historias y a su manera”, añadió Calvi.

Planificación Federal proveyó de recursos las ideas de activación de la industria audiovisual del Incaa. En producción de contenidos audiovisuales, la cartera aportó cerca de 400 millones de pesos que acabarán de inyectarse a través de los concursos que culminarán en 2012, informó Zapata. Con eso se financiaron los gastos de los productores ganadores de los concursos y la programación resultante: más de 300 horas en canales provinciales y 110 en las señales privadas porteñas América, Canal 9 y Telefe.

Sin embargo, luego de esa emisión fundacional que cada producto recibió o recibirá durante los primeros meses del próximo año, la sostenibilidad financiera de los productores y la posibilidad de generar nuevos contenidos dependerá exclusivamente de ellos. O casi.
El después

“El Estado implementa un conjunto de acciones que van más allá del fomento, que no solucionará todos los problemas a futuro”, esbozó Zapata.

Luego de que culmine esta primera etapa de impulso, que la representante de Planificación Federal en el Consejo Asesor para la Televisión Digital Abierta (TDA) definió como de “estimulación de mercado”, vendrán otras que trabajarán en el fortalecimiento de los nuevos espacios y en la consolidación de la incipiente y renovada industria.

Un cambio de paradigma en la televisión argentina. Así resumió la funcionaria los efectos que tendrá la aplicación total del sistema TDA. Si por un lado permitirá a los usuarios, “acostumbrados a pagar por un sistema de TV por cable”, acceder de manera gratuita a “una oferta variada, de calidad y absolutamente federal”, por otro dará la posibilidad de crecer y desarrollar una “penetración a nivel nacional” a los canales provinciales, “reducidos hoy a meros repetidores de la Ciudad de Buenos Aires”. “La tele argentina será pensada como un sistema de comunicación gratuito, federal e inclusivo”, concluyó. En cuanto a la consolidación de un mercado renovado, Zapata ofreció “lineamientos de capacitación” que se basarán en el “entrenamiento de los nuevos actores en la comercialización de sus productos”, más que en el descubrimiento de nuevos creadores.

Y si de comercialización se trata, Calvi subió la apuesta: “La consolidación de la industria como el campo de muchos más integrantes es un tema complejo. El tamaño del mercado de la producción de contenidos televisivos, al igual que el del cine, está en un límite en el que si no logramos consolidar su exportación para generar una cuota de ingresos monetarios por allí, será difícil sostenerlo con vida”, consideró el funcionario del Incaa.

A principios de mes, el instituto y la cartera nacional ofrecieron la oportunidad a los nuevos actores a que tanteen el terreno exterior. VenTV, un evento de negocios que trajo más de un centenar de compradores del mundo a degustar la variedad audiovisual vernácula. “Aún estamos recogiendo los resultados cuantitativos, pero cualitativamente el balance no puede ser mejor”, concluyó.

www.pagina12.com.ar - 020112

No hay comentarios:

Publicar un comentario